El objetivo es lograr el diagnóstico lo más temprano posible de la enfermedad en pacientes que no tiene síntomas de la misma, para alcanzar la cura con el tratamiento instaurado. La prevención se logra a través del autoexamen , la mamografía y la visita periódica al mastólogo.

El Autoexámen es el examen que practica la misma paciente cada mes cuando la menstruación recién ha pasado, con la intención de descubrir lesiones que permitan sospechar un cáncer de mama. En casos en que la paciente no tenga útero o que esté en menopausia, el autoexamen debe practicarse el mismo día cada mes.

Una guía práctica para pacientes sin síntomas de acuerdo a la edad es:

  • Menores de 20 años: autoexamen mensual.
  • Entre 20 – 40 años: autoexamen mensual, valoración por el mastógo cada 2 - 3 años.
  • A los 40 años: primera mamografía.
  • Entre 40 – 50 años: autoexamen mensual, valoración anual por el mastólogo, mamografía cada 2 – 3 años de acuerdo a los factores de riesgo presente en la paciente.
  • Mayores de 50 años: autoexamen mensual, valoración anual por el mastólogo y mamografía cada 1 – 2 años hasta los 70 años.
  • En pacientes que toman terapia de reemplazo hormonal para la menopausia debe realizarse una mamografía cada año independiente de la edad, además del autoexamen mensual y la valoración anual por el mastólogo.